LUNA NEGRA/LUNA ROJA

                      AFRONTANDO PARADIGMAS

                                       ECLIPSES TOTALES DE SOL Y DE LUNA

IMAGEN TOMADA DE LA WEB SIN FINES DE LUCRO
IMAGEN TOMADA DE LA WEB SIN FINES DE LUCRO

            ECLIPSE LUNAR O LUNA ROJA

LAMINA: 5/8

IMAGEN TOMADA DE LA WEB SIN FINES DE LUCRO
IMAGEN TOMADA DE LA WEB SIN FINES DE LUCRO

ECLIPSE TOTAL: LAS PROFESIAS Y LA RELIGION

COLECCIÓN EISEGESIS-HERMENÉUTICA N°4

A22 

 Un eclipse cualquiera que sea es un momento astronómico para unos y un momento astrológico para otros, pero sobre todo los eclipses se convierten en un momento astrológico especial para hacer predicciones antes y después del evento astronómico. Como evento astronómico es un momento celestial espectacular difícil de olvidar y de dar gracias a la vida por la oportunidad de poderlo apreciar sobre nuestras cabezas, pues hay quienes en vida no han podido apreciar un evento de tal magnitud sobre sus cabezas y han tenido que conformarse viéndolo en la televisión. Pero eso no es ningún problema ni obstáculo para beneficiarse de los eclipses, pues de los eclipses solo beneficios se obtienen, lo lamentable es que solamente algunos "elitistas" saben de estos beneficios y utilizan los eclipses como amuletos astrológicos para hacerle daño a la humanidad y convertidos en exegetas proféticos hacer cumplir estos males. Otros por su parte utilizan este tipo de eventos astronómicos para sacar provecho astrológico confeccionado predicciones catastróficas y asustar a los ingenuos, pero de éstos no vamos a ocuparnos ya que pasado el evento nadie se acuerda de los mismos, más bien vamos a ocuparnos de rescatar ese valor natural que le daban en la antigüedad los que rendían culto al sol, el origen de todas las religiones, y la guía del cristianismo actual, pues el cristianismo sigue siendo Culto al Sol, solo que de una manera personalizada o antropomorfizada, lo extraño es que un evento como lo es un eclipse total no sea parte de las actividades litúrgicas, al menos no lo es en público, ya que en lo privado el culto o el ritual al sol negro si se celebra y con vestimentas especiales.

La "muerte" y la "destrucción" que anuncia las profecías solamente suceden en nuestro interior, esto es, en nuestro Sol interno, el Sol interno o nuestro Sol interior del que tanto predicaban los evang-elios de los antiguos cultos solares. A este Sol interno le llamaron Cristo, o el Ungido, que no es otra cosa que el que ha fundido sus grasas cerebrales y las ha convertido en el aceite de la luz solar o electricidad; que es el mismo Espíritu Santo. (san-to=ser como el sol) En el eclipse el hombre común muere y resucitaba el hombre superior o Cristo, pues Cristo siempre ha estado oculto o "eclipsado" en cada ser humano, Cristo ha sido esa chispa divina que el ser humano debe encender para que crezca la conciencia divina o conciencia solar. El eclipse fue la oportunidad para nacer de nuevo, pues Cristo tiene la posibilidad de resucitar en cada eclipse, y por eso que las religiones cristianas desechan este evento como una actividad litúrgica pues de lo contrario no podrían predicar al cristo que ellos piensan y con el que engañan a sus seguidores.

De este eclipse el próximo 21 de agosto (2017) se habla de las profecías que anuncian como predicciones históricas sobre el "fin del mundo", la muerte del papa y una nueva organización religiosa de Roma, esto no es ninguna profecía propia de un adivino, pues quien o quienes hicieron las predicciones proféticas sabían con anticipación el fin de la Era de Piscis, la era del cristianismo, y por consiguiente comprendían los cambios religiosos, pues el lenguaje literario de las profecías es el mismo lenguaje evangélico, esto es el lenguaje del culto al sol, solo que es interpretado no por biblistas sino por interpretes proféticos que adaptan cada evento astrológico de las profecías con la marcha de la humanidad. Y tal como en efecto sucedió, el "papado murió", pues con la renuncia de Ratzinger se cumplió esa profecía y la restauración de Roma es lo que este papa transitorio llamado Francisco está tratando de hacer con la idea de una sola religión, pues Roma requiere de otro orden eclesiástico y jerárquico, pero también el judaismo pretende lo mismo y esta construyendo el "nuevo templo de Jerusalén" (casa del pan...).  Quienes hicieron este tipo de predicciones o literatura profética solamente estaban haciendo predicciones astrológicas, pues como expertos astrólogos y conocedores del lenguaje de Dios o lenguaje evangélico del culto al sol sabían del cumplimento de la era de Piscis y el advenimiento de la Era de Acuario, dos eras con diferentes connotaciones espirituales y con diferentes actitudes y aptitudes humanas. El mandato petrino o mandato de Pedro no puede ejecutarse en la era de Acuario, y ese fue el argumento de la renuncia del papa, el no poder cumplir el mandato de Pedro, pues ese mandato fue el mandato de la religiosidad, el cual es incompatible con la regencia espiritual de la Era de Acuario.

Este eclipse es un momento especial en la transición entre ambas eras, y es por eso que se anuncian tantos cambios, pues el tránsito entre el dominio religioso y la autonomía espiritual es "una lucha mundial", pues las fuerzas y las energías de cada Era son de naturaleza diferente, pero conciliables, lamentablemente quienes se encargan de hacer cumplir o ejecutar las profecías están al acecho por conseguir el control de la humanidad haciendo que todas las nefastas predicciones que han sido interpretadas de maneras muy convenientes se ejecuten y se cumplan pues las profecías no se cumplen por si solas, solo se ejecutan, y solo quienes conocen la ciencia astrológica puede hacerlo, de ahí que la Iglesia siempre se refiere a la astrología como pseudo-ciencia y se ha opuesto a que esta ciencia sea del dominio público, aun así, la astrología fue la guía durante la era de Piscis o mandato de Pedro y quienes la conocen la han utilizado en contra de los seres humanos y del deterioro del planeta, pero eso ya es historia, pues de ahora en adelante serán los seres humanos de la Era de Acuario conocedores de esta ciencia, pues a partir de este eclipse, como un Cristo resucitado cada ser humano tendrá el control de su propia existencia, y no habrá "chips" o control remoto que lo manipule, pues la era de Acuario es la Era de la Espiritualidad, la era de la emancipación de la esclavitud ideológica-religiosa, la era de la desprogramación.

Faltan pocos días para llegar a ese ocultamiento total, y aunque muchos no tengamos la oportunidad de vivirlo sobre nuestras cabezas, y ni siquiera la oportunidad de apreciarlo parcialmente, cada ser humano tendrá la oportunidad de convertirse en ese nuevo Cristo, el Cristo de la era de Acuario. Si la religión con su mandato de religiosidad no pudo conseguir durante dos mil años que algún ser humano conociera al Cristo de la Era de Piscis, ahora en la Era de Acuario el ser humano en estos pocos dias que faltan para el eclipse podrá "morir" para resucitar con el sol blanco, el sol de la Nueva Luz, la Luz de Cristo, el evangelio más antiguo de la humanidad y ahora el evang-elio de la Era de Acuario. Este será el momento del despertar de la conciencia de Acuario, pero antes habrá que desechar todo vínculo con la anterior "conciencia", una "conciencia" eclipsada o programada que solamente beneficiada a los otros, esto es, a los que dirigen y gobiernan a las almas humanas como una propiedad, pues hasta "escritura" tienen. No hay que temer de desvincularnos de esa antigua "conciencia" pero si hay que temer sin no lo hacemos, pues si no lo hacemos seguiremos siendo esclavos por la programación del sistema religioso-político.

Que ese momento de oscuridad sea el último momento nebuloso de nuestra ignorancia, y cuando regrese la luz del Espíritu Santo regrese la liberación de esa "alma escriturada" y que esta Luz sea para permanecer en cada uno de nosotros durante los próximos dos mil años, pues con esa Luz como guía no necesitaremos la supuesta guía de esos otros y nadie más podrá escriturarnos, ni nadie más podrá considerarse dueños de las almas humanas, dizque simbólicamente.