La Secularización: Resentimiento o Emancipación