INFORME LECTURA ANTROPOLOGÍA TEOLÓGICA

INFORME DE LECTURA:

LECTURAS: SUMA TEOLOGICA-NUEVA-CORONICA- EL REQUERIMIENTO

De Tomas de Aquino cabe señalar primero que todo lo demás, es que fue el más fiel representante de la escolástica, de ahí adopto y modifico la teoría del hilomorfismo de cuerpo y alma, solo que Tomas de Aquino incluyo la idea de inmortalidad del alma. De Agustín de Hipona se apoya para explica la existencia de Dios, de Platón se inspira para explicar a su manera; la relación entre EL SER y los seres, su teoría del conocimiento lo asume del pensamiento de Avicena. Tomas de Aquino fue el relator del pensamiento oficial de la Iglesia Católica.

A grosso modo; la concepción tomista del hombre no es muy diferente a la de otros teólogos y filósofos: espiritualidad y materia, cuerpo y alma, solo que en Tomas de Aquino (TA) el hombre viene siendo "una criatura intermedia entre los animales y los ángeles". El hecho de que los ángeles solo tengan forma y no materia los ubica a un extremo del hombre. Por lo que concierne a la teología, al teólogo le corresponde estudiar la naturaleza humana en lo referente al alma, en su esencia en su capacidad y en su accionar; una especie de trinidad tomista.

Al igual que tantos otros el alma en TA es inmortal o imperecedera, pero el aquinate agrega; es el principio vital del cuerpo, el alma comunica a la materia. Cuerpo y alma son co-principios de una sustancia: el ser humano. Es por el alma que el hombre se percibe como un ser con conciencia, cosa que los animales no pueden hacer, es por el alma que los humanos son capaces de conocer la esencia de otras sustancias, es por el alma que los humanos pueden tomar decisiones libres y voluntarias.

En TA existen seres racionales y seres irracionales al igual que tantos otros filósofos, y aquí no se distingue en mucho de estos otros; los seres irracionales carecen de ese principio vital que es el alma, a los seres irracionales los mueve el corazón ya que no tiene alma imperecedera sino un alma mortal y como es mortal no puede ser principio vital; el principio vital en los animales es el corazón. El alma

en los seres racionales no está atrapada tal como lo plantean otros, es una naturaleza individual, es propia del ser y como tal plantea el aquinate el principio de individuación. Esto es; una cualidad interna que hace que los seres siendo semejantes por esa característica propia sea diferente a todos los demás.

Podríamos decir que el aquinate plantea la concepción antropológica del hombre desde dos dimensiones: una física o biológica que es el cuerpo y otra filosófica y teológica que es el alma. Para sustentar la dimensión física o biológica dice que el hombre participa en el mundo material gracias al cuerpo y que por la otra dimensión que es el alma participa en el mundo espiritual, además; el alma hace al cuerpo materia viviente. Hombre es una única sustancia compuesta de materia (cuerpo)y forma (alma racional), y que además el alma tiene tres niveles: el intelectivo, el sensitivo y el vegetativo. Para el intelectivo o racional existen cinco sentidos internos y externos (sentido común, imaginación, intuición, etc.), para el nivel sensitivo está el movimiento y los apetitos y las sensaciones, para el nivel vegetativo esta lo nutritivo, el crecimiento y la reproducción. Como podemos observar nada diferente a otras ideas o concepciones del hombre en el aspecto meramente animal o humano.

En la dimensión antropológica del alma y de lo espiritual el hombre alcanza la especulación tanto a nivel teológico como filosófico, dos vías propuestas por TA para conocer o llegar a la verdad: por un lado, la filosofía y por otro lado la teología.

La vía filosófica utiliza la razón a partir de los sentidos, proviene de un conocimiento natural que es la sensación y luego pasa procesalmente hasta perfeccionarse en la razón humana, es un conocimiento directo, pero hay que reelaborarlo porque no se puede admitir sin ese proceso de perfección. La vía teológica es muy diferente, aunque también se basa en la razón, solo que esta vía no se puede perfeccionar en la razón humana y será necesario una aceptación pasiva, esto es; una aceptación por revelación, la que no se puede comprobar racionalmente. Para TA estos conocimientos pertenecen a la ciencia divina y son parte esencial para el hombre. A la pregunta: ¿qué es lo más importante en el hombre? TA se manifiesta de tal manera que por cualquiera vía se pueda llegar a comprender la naturaleza del hombre, veamos lo que dice al respeto en la Suma Teológica, tomo 1C.75 a.5) "Así, lo que es más importante en el hombre, decimos que esto es el hombre. Unas veces se considera como más importante la parte intelectiva, lo cual es cierto, y se denomina el hombre interior. Otras veces en cambio, se considera como lo más importante la parte sensitiva vinculada al cuerpo, lo cual expresa la opinión de aquellos que solo se detienen en lo sensible y se denomina el hombre interior"

GUAMAN POMA

Guamán Poma en un texto más antropológico que histórico describe las diferencias y también las semejanzas que hay entre el cristianismo de los colonizadores y la religión autóctona, lo cual deje entrever que los principios morales utilizados por el cristianismo no estaban muy alejados de lo moral de las religiones autóctonas de estas regiones o de la Nueva India, tal como le llamaban equivocadamente los españoles conquistadores. Entre los símbolos religiosos, los ritos, los mitos y la cosmología autóctona se encontraban elementos identificables con los del cristianismo y eso lo constata Guamán Poma en las láminas en donde quizá dijo lo que no podía escribir; por razones obvias, para protegerse y proteger el documento.

De igual manera se podría identificar elementos antropológicos de la concepción tomista del hombre en estas culturas indígenas partiendo del hecho de que las civilizaciones indígenas también proponían vías para alcanzar el conocimiento de las cosas, solo que de una manera más original. Dentro de los hechos narrados por Guaman no existen diferencias a la doctrina de TA, por un lado, Guaman defiende que los suyos están bien preparados para llevar cargos públicos y enseñar la doctrina cristiana , Las cosmogonías más importantes han surgido en el seno de las llamadas civilizaciones indígenas, y los mayas, los incas son solo un ejemplo de ello, los pueblos víctimas de la evangelización colonial también tenían sus propios símbolos religiosos, ritos y mitos.

Pretender que la concepción tomista del hombre era una idea "divina o iluminadora" que iba a dejar perplejos a estos nativos es simplemente pecar de

ingenuo o de prepotente. Pero ese no el caso, el caso es como se relaciona la concepción antropológica tomista con la denuncia social y política, con las alternativas y soluciones propuestas para detener el maltrato, el irrespeto, las violaciones, el suicidio entre otras cosas más por parte de los enviados por el Rey español o la corona.

Para los conquistadores cristianos los indígenas eran propiedad de la corona, y por ende el dominio imperial sobre los indígenas se justificaba, el maltrato hacia seres que no tenían alma se justificaba precisamente por no ser como los cristianos, el abuso sobre los pueblos conquistados no era visto como tal sino como un procedimiento administrativo, la prepotencia de los conquistadores para con los indígenas no era una cuestión ética sino laboral. Los indígenas conquistados eran un bien propio que la corona había adquirido en legitimidad, y por lo tanto los indígenas eran un bien material adquirido y tenían el valor de un esclavo, el cual podía ser menor o mayor dependiendo de la efectividad o utilidad del indígena. Vemos en las narraciones que cualquiera español y cualquiera que fuera el cargo entre los conquistadores adquiría un comportamiento dominante y arrogante y lleno de codicia ante los sencillos e indefensos indígenas, vemos en cada narración acciones cada vez más degradantes hacia seres humanos que su único "delito" fue haber nacido en tierras" indias", el asunto fue más allá de lo religioso, no fue por imposición religiosa sino más bien de dominio del más fuerte y poderoso sobre el débil; acompañado este dominio por una actitud de hurto y de codicia: (según G. poma) "Que los dichos padres y fiscales y sacristanes en este reino, haciéndose justicia, van a quemar las casas y rancherías de los indios sin autoridad de la justicia sin pedir auxilio, solo a fin de que no se le acohecha con plata o carnero o lana o con sebo y ansi se le quema con toda su hacienda y pierden sus trabajos, madera y toda la pobreza de los indios en este reino y ansi se ausentan los indios de sus pueblos de este reino". Esta claro que este despotismo hacia los indígenas por parte de los colonizadores fue excesivo, y Agustín en la dimensión ética que circunscribe la economía, el uso excesivo de los bienes es lo que no es correcto, pero por otro lado predica que la posesión y el uso de los bienes es secundario, que lo importante es el cómo se adquirieron y si se adquirieron en legitimidad se pueden poseer todos los bienes.

La actitud violenta de los evangelizadores o del Imperio Hispano que ejercieron en América Latina fue una continuación de la reciente y finalizada guerra contra los musulmanes. Hay que tener presente que la corona española después de esta contienda también religiosa y política quiso extender su poder y asi entrar en competencia con otras naciones colonizadores del momento.

De manera que, hacer una reflexión ligando la antropología tomista del alma con la violencia ejercida por el imperio hispano en América es forzar una reflexión acerca de esa condición del hombre de tener un alma intelectiva que le permite al hombre realizar distintos tipos de actividad, ya sean; orientados por el principio del bien o bien sea por el camino del mal. La actitud irracional con que fueron tratados y sometidos los pueblos hispanos es como para preguntarse si acaso los españoles no consideraban a los nativos como seres humanos o acaso por no tener esa Fe cristiana no tenían la condición de humanos. La idea de que pobladores nativos y no cristianizados no tenían un alma como los cristianos no ha sido ficción, ya que se han dado otras situaciones en que estos han sido considerados como seres inferiores que no merecen ningún respeto ni consideración a ser tratados como seres humanos y al parecer los indígenas en Latinoamérica corrieron la mala suerte de convertirse en propiedad de la Corona española en condición de bienes materiales junto con la tierras y todo lo que producía.

Lo contradictorio seria precisamente de que se reclamen tierras para la Santa Sede y que se asesine en nombre de la Fe cristiana, el hecho de que españoles representantes de la Iglesia Católica y representantes de la Corona Imperial hayan sido enviados a llevar el mensaje de la Iglesia o en el mensaje de Cristo (yendo a colonizar con cristo=cristo bal-colon-izando) y lo que hicieran fue todo lo contrario, fue llenarse de codicia y ser asesinos de gentes que no tenían las mimas fuerzas para defenderse del ejército imperial, y más contradictorio aun es el hecho que los "indígenas" recibían de buena la Fe traída, pues la complementaron sin dificultad con la Fe que se tenía. Y aun asi la lucha en pro de la evangelización continuo, justificando cada maltrato, cada violación, cada asesinato y cada acto codicioso, es como si la misión evangelizadora no se pudiera realizar sin sangre y dolor, como si el sacrificio y el martirio fuera estrictamente necesario en el proceso de evangelización.

El lema fue: colonizar el mundo por conversión o por miedo. Pero la conversión no bastaba pues en muchas ocasiones fue ignorada y de inmediato se procedía a las técnicas del miedo, y de nuevo; pareciera como si para expandir el dominio de la Corona era necesario el sacrificio y el miedo. Las actas de requerimiento fueron tecnicismos legales para causar dolor y miedo, (asi lo expresa Marcelo G. Zorrilla en EL ACTA DE REQUERIMIENTO Y LA GUERRA JUSTA: Tal acta, cuya redacción fue efectuada por el consejero de la Corona Juan López de Palacios Rubios, debía para proceder a esa justificación y legitimar una acción bélica, ser un acta los más explícita y autosuficiente posible, que exprese de manera acabada las instrucciones de la Corona y, asimismo, las consecuencias que acarrearía la negativa de su lectura") el asunto no era si los indígenas entendieran o aceptaran los requerimientos el asunto era justificar el uso y el abuso de la fuerza imperial. Todo intento de usurpación de tierras se hizo en nombre de Dios y en nombre de la Ley (pareciera como si estuviéramos hablando de los pueblos hebreos) y todo esfuerzo evangelizador tuvo derramamiento de sangre. Las actas de requerimiento fueran o no aceptadas la guerra siempre se desataba.

El asunto es, porque el cronista eximio de toda responsabilidad a la Corona, siempre sanciono a los representantes de la Iglesia y a los que estaban con ellos, pero siempre exonero de toda culpa al Rey o la Corona, como si los enviados actuaran por cuenta propia a espaldas del Rey; guiados por la codicia y la lujuria hacia las indias, hacia el oro y otros recursos naturales. En ningún momento aparece una crónica hacia la Corona, es como si la Corona fuera algo "celestial" que no podía caer tan bajo como cayeron sus súbditos ¿o acaso fue que estos pueblos incluyendo al cronista veían en la Corona seres superiores o representantes de Dios en la tierra incapaces de lo incorrecto ?

Pues bien; lo más rescatable en estas narraciones son la manifestación y la denuncia de orden social, económico y espiritual a que es sometida la población peruana o "indígena", la denuncia a una presencia nefasta e inicua de los representantes de la Corona española, las atrocidades y abusos en nombre de Dios. Por otro lado, esta ese sincretismo religioso entre religión anfitriona y religión huésped, la fusión de la creencia del "indígena" con la creencia del cristiano, unos clamaban por las cosechas, la salud, el bienestar para el pueblo y los otros clamaban con quedar bien con Dios. La genealogía de los pueblos "indígenas" no es menos importante que la de los de la Corona, también existía toda una

jerarquía familiar tal como existían en muchos otros lugares del mundo "civilizado". El pensamiento mítico religioso de estos pueblos no era tan salvaje o tan religioso como el de otras culturas.

En fin, estos son algunos de los temas específicos de las narraciones de Guamán Poma en su libro o CORONICA Y EL BUEN GOBIERNO.