GAUDIUM ET SPES

ESTE ES UN TRABAJO DEPENDIENTE, LO QUE SE PIENSA Y SE ESCRIBE DEBE ESTAR CONFORMEMENTE DOCUMENTADO PARA QUE TENGA CIERTO VALOR, EL VALOR ACADÉMICO; ESTO ES, HAY QUE RE-PENSAR LO PENSADO Y EXPRESARLO FIEL A LO PENSADO, PUES SI LO PIENSAS Y LO DICES DE OTRA MANERA SOLAMENTE ALCANZARÁ UN VALOR PERSONAL O SUBJETIVO, PUES AL NO EXISTIR LAS REFERENCIAS LITERARIAS QUE LO RESPALDEN ES CONSIDERADO UNA MERA EISEGESIS, PERO AUN ASÍ SE DICE Y SE ESCRIBE TAL COMO SE PIENSA...

PRIMERA ENTREGA DOCUMENTOS DE LA IGLESIA

LA GAUDIUM ET SPES (RESEÑA CRITICA)

INTRODUCCION:

La Gaudium et Spes es un documento dirigido no solo a los cristianos, sino al mundo entero sin distinción de religión, y como tal, es una estrategia de integración. Es considerada una constitución pastoral sobre la respuesta y el papel de la Iglesia en el mundo actual, y como dialogo y como propuesta conciliadora esta la idea de crear una nueva forma doctrinal de la Iglesia, pero de una Iglesia más extendida. El texto se divide en dos partes, en la primera parte se expresa para el hombre actual y su relación y su compromiso no exactamente dentro de la comunidad eclesial, sino de la comunidad mundial, por eso se afirma que no es exactamente un documento religioso, sino de lo religioso, es una apelación al sentir religioso que existe en cada hombre como un legado antropológico. Es un llamado a la persona humana, a la dignidad, a la comunidad y a las actividades del hombre en torno a las nuevas responsabilidades y peligros del avance acelerado de las ciencias y los retos humanos ante este avance científico y tecnológico que le da cada vez más instrumentos al hombre para la sobrevivencia dependiendo de su propia voluntad y espíritu, y por ende siendo cada menos dependiente de la eclesialidad institucional. Luego concluye esta primera parte apelando a la misión de la Iglesia ante los retos surgidos y la posible cooperación de la Iglesia a crear un dinamismo humano capaz de interactuar dentro de las nuevas situaciones y disposiciones de las exigencias de la modernidad.

En la segunda parte del documento se abordan los aspecto sociales y culturales, económicos y políticos y su relación con la Iglesia. El compromiso de la Iglesia de crear vínculos interactivos que permitan el desarrollo, el fomento y la promoción de los pueblos dentro de este nuevo orden, el orden de un humanismo científico y liberal en el que la autoridad eclesial ya no alcanza para modificar la realidad humana ni el poder del hombre dentro de esta secularizada sociedad. Y por esto, nos encontramos con un discurso por parte de la Iglesia de integración, de obediencia y de respeto al nuevo orden, que no es otra cosa que un discurso de aceptación ante lo inevitable

Concluye la pastoral asignando tareas no solo a los fieles, sino, a las demás iglesias, la tarea de encontrarse cada fiel y cada Iglesia en un dialogo universal de cooperación y de integración, aunque guiado por la Iglesia Católica.

Como estrategia o como un intento de rescatar lo tradicional en el cristianismo, que es la Biblia; la GS recurre a estas instancias para ofrecer un documento no del catolicismo, sino del cristianismo bíblico, no para un lector meramente católico, sino, para todos los hombres sin distinción. La GS es una manera diferente de encíclica social, como propuesta de diálogo encíclico promueve el Amor y la Esperanza y no exactamente como las anteriores encíclicas a Vaticano II que, aunque se pretendía que también fueran comprendidas universalmente carecía de la tradicionalidad bíblica, de manera que, en esta reseña la GS se va a reseñar desde una propuesta de dialogo más de lo ético-social que de lo religioso, lo cual presupone una posición eclesial justificada en los textos bíblicos como temas de valoración universal en cuanto a la salvación del hombre, especialmente los temas del evangelio, en todos casos, se trata de un dialogo de re-integración de la Fe en un mundo que se guía por la razón. Esta reseña de mi parte no es una apología de la GS mucho menos una exegesis de aprobación, lo que aquí manifiesto es una posición crítica, tal como se le solicita al estudiante, y como critica, me voy a enfocar en aquellas situaciones que el hombre[1] ha construido no como animal religioso sino como animal espiritual, libre y sin ataduras ideológicas. De manera que, si la Iglesia pretende contribuir con el desarrollo humano no sea para interrumpirlo sino para orientarlo no con ideologías religiosas sino con un accionar espiritual, pues la Iglesia en el futuro podría ser un templo de espiritualidad y no templos de ideología de la religión. Y este documento de la GS es un acercamiento a la espiritualidad humana, pues contiene elementos que se apartan de lo meramente ideológico-religioso y se acercan al hombre no como animal religioso sino como animal cultural, político y social, esto es, desde el punto de vista antropológico.

Luego vienen dos lecturas complementarias, más interpretativas que críticas, y en cada una de ellas se harán las valoraciones pertinentes a una interpretación personal. De todas formas, estas lecturas no se distancian de la originalidad de lo manifestado en la GS, pues se puede afirmar sin temor a equivocarse que el autor y la autora hacen un profundo esfuerzo por afirmar que la GS es un documento clave para la integración de la Iglesia en la "danza" de la modernidad, algo que personalmente no comparto, pues considero que este intento de reconciliación y dialogo será necesario seguir haciéndolo tantas veces sea necesario, esto es, tantas veces la humanidad secularizada de pasos importantes en la evolución espiritual del hombre.

TEMA: Diversas aproximaciones a un documento religioso:

La Gaudium et Spes (GS) es un documento entre tantos otros surgido a la luz del Concilio Vaticano II. Es la revaloración y la re-integración de la Iglesia en el mundo de la modernidad, un mundo que construyo un camino muy diferente al planeado por la doctrina cristiana implantada por la Iglesia, un mundo que se guía por la razón y no por la Fe, la herramienta con que la Iglesia planeaba dirigir a la humanidad entera, "El espíritu científico modifica profundamente el ambiente cultural y las maneras de pensar". (1) Como documento de la Iglesia al no ser ni teológico ni moralista no encaja con las categorías de los dogmas de la Fe, pero como documento de lo religioso encaja en cada situación que surge dentro de ese desarrollo acelerado y complejo de las ciencias sociales o ciencias profanas, la ciencia y la tecnología, tal como la Iglesia las considera. La GS es un documento de lo religioso que contempla un humanismo no religioso dentro de una tradición religiosa que está perdiendo la conexión con el hombre contemporáneo. Así, el propósito fundamental de la GS es re-establecer es conexión, y así poder guiar a la humanidad dentro de esa corriente desequilibrada pero evolutiva, iluminar y guiar a la humanidad tal cual fue su misión en sus inicios, iluminar el orbe con la luz del evangelio y de reunir en su solo espíritu a los hombres, tal como lo expresan los objetivos doctrinales.

La GS es para rescatar esa actitud de indiferencia hacia la FE y la Iglesia como "luz" de la humanidad, pero sobre manera para crear un vínculo entre la experiencia del hombre moderno con la experiencia religiosa de la Iglesia, rescatar en parte ese humanismo religioso que otrora pretendió establecer y que ha sido sustituido por un humanismo científico y tecnológico. Precisamente, el humanismo que no pretendía la Iglesia ni lo esperaba, pues la Iglesia pretendía desde sus inicios un humanismo religioso-católico, un rebaño obediente y sumiso, una familia unida exclusivamente por los lazos familiares de la Iglesia y dependiente y sumisa de los conceptos y dogmas de la misma, de sus obispos y de sus sacerdotes. Como documento de lo religioso replantea la intromisión de la Iglesia en ese humanismo científico y liberal, - en ocasiones parece que estas intromisiones son innecesarias, pues el hombre ha creado las mismas conforme aumenta sus dominios - y hace un esfuerzo por estar en el intermedio de las nuevas confrontaciones y situaciones que la humanidad cristiana y católica enfrenta dentro de las corrientes de la modernidad y de la secularización.

La GS hace una total revaloración de la evolución del hombre en una sociedad que constantemente esta evolucionado, y se percata de que existen muchas otras intromisiones en la vida moderna, la política, la tecnología y la ciencia que constantemente están manipulando la existencia del hombre en la sociedad, en especial la intervención de la autoridad pública. Este tipo de intervenciones no las esperaba la Iglesia ni podrán ser controladas por la autoridad de la Iglesia. El orden de la humanidad en los tiempos modernos se independiza del "orden" establecido por Dios, por el que la Iglesia en otros tiempos utilizaba como conceptos de autoridad y para "iluminar" la vida de los hombres. La iluminación ya no es cosa de Dios ni del evangelio ni de la doctrina de la Iglesia, pues la humanidad aún católica o cristiana se ilumina de maneras muy diferentes, la ciencia y los avances tecnológicos se han convertido para la humanidad entera en "focos de luz", y con esta nueva luz (información y conocimiento) construye una existencia cada vez más secular y menos dependiente de la doctrina religiosa-cristiana aunque cabe admitir, que "el hombre" de la modernidad cada vez es más dependiente de esta tecnología o "luz", esto es, que el hombre moderno sin esta "luz" se paraliza y se pierde dentro de su propia complejidad social, esas son las nuevas dependencias del hombre y es precisamente ese síncope de las nuevas dependencias por donde la GS pretende intervenir y convertirse en guía para estos aun católicos-cristianos y no cristianos, pues la Iglesia insiste en que la GS es para la humanidad entera y no solo para sus fieles, lo cual me parece un atrevimiento de esos que han roto el diálogo y la paz en otros tiempos y por los que se han generado conflictos no solo entre naciones sino entre las personas cercanas.

La GS en su enunciado no contradice el progreso temporal y el retroceso religioso, así mismo, admite la pérdida de autoridad de la Iglesia y reconoce la autoridad que otros han adquirido, el mismo hombre se ha convertido en autoridad de sí mismo, pues cada vez más aumenta sus dominios y además, este progreso genera nuevos sentimientos que no encajan dentro de esos viejos sentimientos que han sido implantados o recibidos en vez de vividos, el hombre de los tiempos actuales vive la experiencia y no la recibe a través de los dogmas, pero si la recibe a través de esa nueva dependencia de los tiempos modernos. Esta es una experiencia del éxito y del fracaso, de la seguridad y de la inseguridad pues los tiempos de la modernidad se ha convertido en un boomerang, lo que nos auxilia; también nos pone en peligro, especialmente en los momentos en que la prudencia y la sensatez estén ausentes.

En últimas instancias la GS como documento eclesial es un nuevo intento de re-conciliar la Fe y la Doctrina de la Iglesia y su luz evangélica en un católico o cristiano no católico y no cristianos al compás de cada momento evolutivo de su existencia, recordarle en todo momento de sus quehaceres como labriego sencillo, como profesional, o como científico la responsabilidad para con la justicia y la paz social. Dentro de esta responsabilidad los cristianos de todo el mundo, y hasta los no cristianos según la GS, deben estar re-integrados a la Doctrina de la Iglesia, anteponiendo los principios religiosos y la "luz evangélica" ante cualquiera otra disposición o intervención.

LECTURA: LA NOCION DE JUSTICIA EN LA GAUDIUM ET SPES

TEMA: Un ejemplo de interpretación.

Me parece una valoración suficientemente valida la de considerar que la Iglesia haya llegado a un punto de "desviación" doctrinal, me refiero a ese punto de inflexión que la autora de este documento analiza desde su exegesis de la GS. Efectivamente, la Iglesia al llegar a este crucial momento de los cambios sociales ha dejado atrás una enorme estela de dominio y de ideología religiosa y a la vez también social, pues la Iglesia también ha sido influyente y exigente en el desarrollo social, político y económico de las naciones en las que está presente. Y esta inflexión deja claro a una Iglesia antes del concilio y una Iglesia posterior al Concilio Vaticano II, aunque "no se puede hablar de dos Iglesias diversas", (2) queda documentado dos tipos de eclesialidad que se distinguen una por la indiferencia y otra por la sensibilidad eclesial. Y aunque no sea admitido por muchos, la Iglesia posterior a este punto de inflexión se convierte en una Iglesia espectadora aunque con mayor sensibilidad social más que en una Iglesia determinante e indiferente; aunque siempre será una Iglesia dogmática, pues está en espera de "ver" lo que ha de afectar a la realidad mediata del hombre para hacer sus intervenciones y conciliar y no interviniendo para afectar la realidad inmediata del hombre con encíclicas sociales argumentadas en la escolástica y no en la tradición bíblica, "las características de la GS en comparación con los otros documentos magisteriales, ella tiene antecedentes en la tradición" (3)

Puede afirmarse con toda certeza, que la Iglesia posterior a Vaticano II pretende un nuevo compromiso con la humanidad, ya nos es solamente la comunidad católica lo que interesa, sino, el mundo entero. La solidaridad con el hombre de la modernidad, tan eficiente y autónomo y a la vez tan esclavizado dentro de sus mismos logros. El momento es oportuno para una propuesta eclesial en una realidad temporal que todo lo produce y conquista, pero la Iglesia no puede echar mano de estos logros y conquistas y es por esta razón que recurre a la "luz" de las raíces históricas de la Fe: La Biblia, "(...) la GS instaura la correspondencia entre cristianismo e iluminismo, tratando de llegar a una conciliación entre Iglesia y modernidad", (4) pero, sobre todo, tratando de humanizar la modernidad a la "luz" de las verdades reveladas en la escritura, especialmente en los evangelios. Haciendo una lectura exegética de la GS, se concluye que efectivamente, existe una propuesta de lo ético-social paralela a esa idea de conciliar al hombre de la modernidad con un humanismo evangélico, esto es, de "transformar la experiencia humana en fuente de experiencia de la voluntad salvífica de Dios para los hombres y mujeres del mundo" (5) por el evangelio y para el evangelio.

LECTURA: UN ECLIPSE CON DOS FOCOS: HACIA UN NUEVO METODO TEOLOGICO A PARTIR DE GAUDIUM ET SPES

TEMA: Un ejemplo de interpretación II

La metodología del pensar creyente fue categóricamente el tema central de la constitución pastoral de la GS; aunque de maneras implícitas, solo es suficiente analizar ese discurso de integración y de conciliación entre las partes, esto es, entre la Iglesia y una autonomía secularizada de la humanidad cristiana, entre la Justicia de Dios y la Justicia Social para percatarse de la propuesta de un nuevo método teológico con estas características de integración y dialogo, o bien; resumiendo, de "una nueva clase de doctrina conciliar" (6) La GS concilia de esta manera varias disciplinas doctrinales del creyente: el pensar del creyente europeo, el creyente de Latinoamérica y el creyente del resto de la humanidad cristiana, y a la vez es el intento de conciliar también con ese resto de la humanidad no cristiana. Esa nueva clase de doctrina conciliar concebida a la luz del evangelio precisamente en momentos en que el evangelio se desvanecía entre la realidad temporal de la secularidad de los nuevos tiempos, surge dentro de un renovado planteamiento doctrinal, en donde se renuncia a las exigencias dogmáticas y eclesiales "incluso con el adjetivo pastoral, dice siempre algo extremadamente exigente sobre el plano doctrinal".(7) Y uno de los casos más concluyentes de esta nueva metodología se aprecian y se distinguen en las Teologías de la Liberación, (TL) y esta apertura doctrinal es la razón por la que un documento como la GS haya tenido que pasar por el filtro de lo meramente convencional para la dogmática católica y cristiana, pues como propuesta de una nueva metodología teológica "cerraba puertas y habría otras", precisamente "las puertas" de la teología tradicional y la supremacía doctrinal sobre las ciencias profanas, metodologías que los obispos y otros participantes al concilio pretendían mantener indemne ante los que proponían la GS como metodología renovadora.

La visión de la GS parte de esa realidad temporal o "signos de los tiempos", y como tiene que ser, es necesario dejar de lado parte de esa realidad histórica en la que la Iglesia ha sido "juez y verdugo" si es que desea participar activamente dentro de la eventualidad de la realidad temporal. Pero en la realidad temporal no se agota esa visión eclesial, sino, que dentro de las perspectivas de las nuevas formas doctrinales está implícito empezar una nueva realidad histórica, sin los yerros pasados, pero con los mismos argumentos misionales, solo que esta vez serán categóricos y ecuménicos respecto a la humanidad católica o no católica, cristiana o no cristiana y hasta el ateísmo, y es por todo esto que ese intento de conciliación y de la creación de una nueva forma de adoctrinamiento teológico, la historia no puede ser ignorada, pues la realidad temporal es consecuente a la realidad histórica, "lo verdaderamente decisivo del evento hermenéutico conciliar fue la atención a la historia" (8) Así, la "cara" o el "maquillaje" de la Iglesia después de Vaticano II ya no será la de un "juez y verdugo", sino la un "maestro" conciliador e integral, pero sobre manera la de un "maestro" que aprende enseñando, así lo ha anunciado la GS.

Quizás lo más significativo de la GS es ese desdoble del creyente cristiano y hasta no cristiano, pues antes de Vaticano II podría afirmarse con toda certeza que la Iglesia y su manera de adoctrinamiento dogmático le trasmitían al creyente la fe como un constituyente ideológico, de ahí que muchos obispos y participantes se oponían a que la GS fuera considerada como una constitución pastoral, pues la palabra "constitución " tenía una connotación histórica dentro de la Iglesia por haberse utilizado como signo categórico de ideología. Después de Vaticano II con la nueva metodología doctrinal el creyente será el que le trasmita a la Iglesia sus maneras de ser creyente y la Iglesia tendrá que ajustarse a esas nuevas maneras de vivir la fe y el mismo evangelio. El la GS es el hombre y la sociedad los que se convierten en "lugares teológicos" y la Iglesia aprende de la sociedad y el hombre como "productores" teológicos, "antes del Concilio, la confrontación con la sociedad era cuestión, principalmente, de la doctrina social católica..." (9) que enriquecía a la sociedad y el hombre con una doctrina dogmática que sujetaba a la sociedad y al hombre al servicio de la Iglesia, de y para la Iglesia.

Conclusión. La GS antes que todo lo demás, es una estrategia de integración y no como otros pretenden hacer creer, que es un acto humanitario de la Iglesia, lejos de ser un acto humanitario es un documento estratégico y como tal, no hace distinciones étnicas, culturales, políticas y estratégicamente religiosas tampoco, luego es un documento que se ampara en la Biblia, sin ser un texto meramente religioso, teológico o moralista se justifica precisamente por ser un documento que utiliza la interpretación bíblica que hace el creyente católico y cristiano y hasta los no cristianos, pero sobre manera, la autoridad histórica, ética, social, política y hasta religiosa en que se han convertido los textos bíblicos para la humanidad entera sin distinción religiosa-cultural, sustituye la autoridad eclesial por la autoridad bíblica, y esto no deja de ser sorprendente y encomiado. Además, no hace las diferenciaciones culturales y sociales de los creyentes; cristianos y católicos de todo el mundo son vistos con el mismo prisma y en el mismo horizonte, el horizonte al que pretende alcanzar la Iglesia dentro de la modernidad y la realidad temporal construida por el hombre de la modernidad. Y para alcanzar llegar a este horizonte, la Iglesia después de Vaticano II cambia el discurso escolástico por el discurso bíblico, el discurso de la salvación en especial el discurso del evangelio y es por este rescatado discurso que intenta re-alinearse en la vida social-evolucionada de los hombres, pero sobre manera; hace ese cambio de autoridad que citaba líneas atrás.

La importancia de los textos bíblicos más que la misma religión católica se convierte en una eficiente estrategia para "entrometerse" en una defensa del hombre casi que innecesaria, pues ya existe esta defensa, pues dentro de esa agitada realidad temporal existen instituciones no religiosas que contemplan la seguridad y la protección de la familia, del hombre como trabajador dependiente o independiente, de los pueblos que no tienen acceso a una educación de la "modernidad", hoy día en cualesquiera escuela por alejada que este de los centros urbanos tiene acceso a cualquiera red informática, de manera que hasta en las escuelas "pobres" se cuenta con un ilimitado recuso educativo. Rescato estas estadísticas de informática porque en la GS no se hace referencia a muchas otras situaciones que gratifican a la humanidad, como las diferentes tecnologías, entre tanto otras la agobian, como las diferentes enfermedades. La GS no menciona este tipo de situaciones, las ignora por completo, pero tan solo faltará que algún biblista haga una nueva exegesis bíblica y surjan nuevas hermenéuticas desde donde se haga una re-lectura bíblica de la informática, del narcotráfico o del sida o de cualesquiera de esos temibles virus que matan indiscriminadamente para que los textos bíblicos sigan encajando dentro de los contextos extemporáneos.

Notas bibliográficas:

(1): Cf. GS5

(2): Leal Claudia, (2013). La noción de justicia en la Gaudium et Spes. p. 181

(3): Ibíd. p.182

(4): Ibíd. p. 187

(5): Ibíd. p.202

(6): Schickendantz Carlos (2013) Un eclipse con dos focos: Hacia un nuevo método teológico a partir de Gaudium et Spes, p.90

(7): Ibíd. p.94

(8): Ibíd. p. 101

(9): Ibíd. p.104

REFERENCIAS:

-CONSTITUCION PASTORAL GAUDIUM ET SPES, SOBRE LA IGLESIA EN EL MUNDO ACTUAL

-TEOLOGIA Y VIDA, VOL. LIV (2013) Pp. 181-204

- REVISTA TEOLOGICA * TOMO L* N°110* ABRIL2013: 85-109


[1] El término "hombre" se va a utilizar tal como lo utiliza la GS, haciendo alusión a la humanidad y no como una forma de exclusión de género.