UN MUNDO PATAS ARRIBA

IMAGEN TOMADA DE LA WEB SIN FINES DE LUCRO

                             ÉTICA TEOLÓGICA

ESTE ES UN TRABAJO DEPENDIENTE, LO QUE SE PIENSA Y SE ESCRIBE DEBE ESTAR CONFORMEMENTE DOCUMENTADO PARA QUE TENGA CIERTO VALOR, EL VALOR ACADÉMICO; ESTO ES, HAY QUE RE-PENSAR LO PENSADO Y EXPRESARLO FIEL A LO PENSADO, PUES SI LO PIENSAS Y LO DICES DE OTRA MANERA SOLAMENTE ALCANZARA UN VALOR PERSONAL O SUBJETIVO, PUES AL NO EXISTIR LAS REFERENCIAS LITERARIAS QUE LO RESPALDEN ES CONSIDERADO UNA MERA EISEGESIS, PERO AUN ASÍ SE DICE Y SE ESCRIBE TAL COMO SE PIENSA...

LECTURAS: GALEANO, EDUARDO (1998) PATAS ARRIBA. LA ESCUELA DEL MUNDO AL REVES

BERMAN, MARSHALL (2013) TODO LO SOLIDO SE DESVANECE EN EL AIRE

A modo de resumen introductorio, descomposición social es lo que Galeano denuncia en esta obra, entre lo fabuloso y la realidad se presentan los ingredientes que sazonan la descomposición social de la sociedad moderna: un poco de injusticia, un poco de racismo, un poco de corrupción, un poco de impunidad y una buena cantidad de abuso de poder. Al mezclarse estos ingredientes el resultado es La escuela del mundo al revés, y si se le agregan otros ingredientes opcionales como la libertad, la explotación, el miedo y el libre comercio tenemos un mundo Patas arriba, en ambos casos, una total carencia de juicios valorativos en cada uno de estos ingredientes. Las razones de un mundo al revés las encontramos en la segunda lectura, en la figura de Fausto y la ideología marxista se pueden identificar las razones del porque la sociedad moderna se ha liberado de opresiones históricas, pero se ha condenado por la pérdida de control buscando cada vez mayor poder, y entre mayor poder mayor destrucción y más daño colateral. Berman, utiliza la visión de modernidad de Goethe que plasma en el personaje Fausto para describir los procesos del modernismo, la liberación de los seres humanos de sus miedos y de sus limitaciones, las consecuencias acaecidas en el hombre libre de sus temores y en el conocimiento de sus capacidades y de una mente transformadora capaz de construir y al mismo tiempo de destruir.

Un mundo Patas arriba se construye en la escuela del mundo al revés, con una educación invertida, una ética y una moral invertida, pero sobre todo una espiritualidad también invertida, en fin, una sociedad en decadencia en la que los que alzan la voz y son escuchados son los detractores, los usurpadores y depredadores dentro de esa sociedad, un mundo patas arriba es un mundo gobernado por el egocentrismo de sus gobernantes en donde la prudencia y la honestidad son valores negativos, pues como valores puestos en práctica no permitirían el impulso y el incremento de la injusticia, la corrupción o el poder y el crecimiento económico de la sociedad moderna, un crecimiento económico opresor y causante de la desigualdad social.

En la escuela del mundo al revés esta la "cocina" donde se mezclan estos ingredientes para preparar su" plato" favorito y único: la descomposición social.

La descomposición social se convierte en una experiencia de vida irónica, y en palabras de Galeano, "una publicidad que manda consumir y una economía que lo prohíbe", una delincuencia libre por las calles y la gente atemorizada encerrada en las casas, miedo por no tener y miedo por tener, miedo por tener mucho y miedo por no tener nada, miedo de que lo que lo que se come produce cáncer y lo que no se come también, miedo al terrorismo, sobre todo a ese terrorismo implícito[1], pues en el terrorismo implícito la realidad social se convierte en un padecimiento que solo se puede sentir pero no se puede tratar o "curar", solo se puede resignar a vivir bajo ese terrorismo y las voces que se alzan en contra de este tipo de terrorismo de "cuello blanco" son escuchadas pero no acatadas. La economía es el brazo armado de ese terrorismo, "la economía mundial es la más eficiente expresión del crimen organizado" (1) y ¿quién es el pobre para oponerse o alzar la voz en contra de ese terrorismo y de esos delincuentes? pues es un simple consumidor obligado a consumir más de lo que puede, obligado a endeudarse u obligado a pasarse al bando de la delincuencia, pues en un mundo patas arriba cualquiera de los oprimidos o pobres puede ser capitalista eso sí, capitalista corrupto, y un ejemplo claro es el narcotráfico, de un momento a otro vemos a un vecino o vecina pasar de la escases a la opulencia económica.

La realidad social en Latinoamérica es el miedo, padecimiento tanto de los ricos como de los pobres, en la hegemonía del mercado todos tiene miedo, el rico teme a perder esa hegemonía y el pobre teme al rico, pues es quien dispone de las cosas que necesita el pobre "en los países latinoamericanos, la hegemonía del mercado está rompiendo los lazos de solidaridad y haciendo trizas el tejido social comunitario" (2) El más grave  problema en la escuela del mundo al revés es que el avance de la modernidad hace que los ricos se fusionen y los pobres se distancien, los ricos a favor de los ricos y los pobres contra los más pobres pero ese es un temor que el rico no lo siente y el pobre tampoco, y los que sí lo sentimos aun es poco lo que podemos hacer. En todo caso, el pobre vive el miedo desde su trinchera y el rico lo vive desde su cochera, uno con miedo a quedar enterrado vivo y el otro con miedo a que le roben sus carros, pero el peor de esos miedos de la modernidad es el miedo a vivir honestamente, pues muchos han perdido la vida propia o la de sus familiares por ser honestos, por denunciar la injusticia y la corrupción. En una sociedad sin valores objetivos, la objetividad y el sano juicio se convierte en una amenaza, un presidente de alguna republica de las llamadas subdesarrolladas que pretenda hacer las cosas dentro la esfera de lo sensato y la honradez es una amenaza para el istmo o en cualquiera de las Américas, un ciudadano que conozca los negocios corruptos de un vecino, un presidente o un religioso pone en peligro la vida propia y la de su familia.

En esta primera lectura, la ética es la gran ausente, de ahí que todo puede ser, ante la ausencia de la ética, la inmoralidad es la que rige las riendas de la economía, la política y hasta la religión. Es dentro de la inmoralidad que las cosas se ponen patas arriba, "los vivos enterrando a los muertos y los muertos cargando a los vivos"[2]. En la inmoralidad hasta el lenguaje[3] se reinventa o se relativiza y los conceptos[4] que rigen nuestra conciencia son traicionados, pues son utilizados de maneras forzosas e ingeniosas precisamente para justificar actos inmorales, tal como lo expone Galeano en su glosario.

Una sociedad que se construye y se rige por la inmoralidad es una sociedad colapsada, solo que este colapsar no es económico, porque el poder económico es lo que persigue la inmoralidad. Y el poder económico que se consigue en la inmoralidad es una economía injusta pues son pocos los inmorales que se reparten el peculio y a la mayoría solo les toca sobrevivir con lo poco que se ganan, y como si fuera poco, les toca gastar más de lo que ganan, pues para eso están los Bancos prestamistas y como si no fuera suficiente también están los prestamistas que se anuncian en los postes del alumbrado eléctrico y en las edificaciones civiles o publicas ofreciendo su dinero con atractivas propuestas, solo que estas propuestas sirven para el lavado de dinero y -hay- de aquellos que no cumplen, y ¿por qué será que la policía fiscal y la policía judicial no se enteran de estos prestamistas?

La complejidad social se vive en todas las sociedades, todas las sociedades, especialmente en Latinoamérica viven al margen de la pérdida de control, algunas lo viven de una manera más intensa que otras, pero en todas éstas el flagelo del narcotráfico está presente y se hace cada día más tirano. La narco-tiranía es la nueva forma de gobierno en las sociedades modernas, solo que el Rey, la Reina y los Príncipes gobiernan desde el más bajo perfil, el alto perfil se lo trasfieren a gobernantes inmorales. Esta es esa realidad social en decadencia y patas arriba que Galeano denuncia, solo que esta es una denuncia meramente externa, se ve solo lo externo, una visión externa de los signos de la corrupción y la injusticia y la desigualdad, pero la parte interna o visión interna de esta tragedia social aunque puede ser vista por todos y hasta analizado desde la misma corrupción[5], los mismos que utilizan un lenguaje distorsionado para validar esos actos como parte de la modernidad, como parte de una sociedad en avanzada, como un negocio, un nuevo negocio, y como tal se justifica. De manera que, aunque los mismos corruptos son "consientes" de la malformación social, no tiene la capacidad ni la gobernabilidad para evitarlo, mucho menos la voluntad, pues se han convertido en humanos con un nivel de consciencia mínimo, apenas lo suficiente para acordarse de Dios cuando las cosas se les salen de las manos o cuando van a cometer actos de injusticia, corrupción o asesinato, su "fe religiosa" aun no la han perdido y al parecer les funciona pues las victimas aún más religiosas y con más fe son las que por más candelas encendidas y plegarias no son escuchados. El corrupto y el injusto conocen la justicia y la honradez, pues muchos de éstos han sido educados en grandes y buenas universidades, pero es más lucrativo ser lo contrario, prefieren seguir delinquiendo, pues siempre encuentran justificaciones para una y para otra cosa, o más bien, para uno y para otro crimen y delito, y es por eso que el mundo tiene que seguir patas arriba, pues no se puede detener el deterioro ya que los que podrían hacerlo no pueden hacerlo porque están atrapados en el "vicio", están "muertos". El vicio de conseguir todo delinquiendo y este es un vicio que son pocos los que pueden salirse, ni estando en las cárceles, pues estos viciosos desde las cárceles manipulan a los que están fuera y a sus representantes de alto perfil.

En la lectura de Marshall encontramos respuestas al porqué de este mundo patas arriba, precisamente a esa visión interna de la debacle social en que viven las sociedades manipuladas por la corrupción. La figura de Fausto y su oponente Mefistófeles se convierte en esta lectura en el factor psíquico generador de sueños de grandeza, "cuando se pierde el control de las energías de sus mentes, que entonces pasan a adquirir una vida propia, dinámica y altamente explosiva". (3) Pero también encontramos en la misma figura de Fausto las respuestas a una reconstrucción social. Tal como lo indique solo líneas atrás de que los ingresan a la dimensión de la corrupción son pocos los que salen, en este análisis de modernidad encontramos esa posibilidad en la metamorfosis del libro de Goethe.

La propuesta que se ofrece como la única manera de la reconstrucción social es muy semejante a la que tiene que someterse cualquiera hombre y mujer que haya caído en las garras de un vicio, el procedimiento de liberación es el mismo: la metamorfosis. De la misma manera que hombres y mujeres se convierten en drogadictos en busca de una nueva experiencia de vida, igualmente la sociedad moderna se abstrae en placeres y conceptos de felicidad que la llevan a la ingobernabilidad y a la pérdida de identidad buscando siempre una experiencia de vida supuestamente superior, la modernidad es una búsqueda incansable de nuevas experiencias de vida. Y esto no es ni más ni menos que la pérdida de control de esas energías mentales, lo que genera la ingobernabilidad social-colectiva e individual, se trata de energías mentales desorientadas porque no tienen una definición de lo que se quiere, y al no tener establecido lo que se busca se va detrás de cualquiera propuesta atractiva pero engañosa. Hombres y mujeres de las sociedades modernas buscan la acumulación de nuevas experiencias de vida y no temen en experimentar, por eso es que hay tanta gente atrapada y sin poder "salir". Los vicios de la modernidad tienen "muchas caras" y se camuflan con todo tipo de disfraces, desde los vicios psicotrópicos hasta los "vicios"[6] sociales, políticos, religiosos, el fraude, la coerción, la explotación infantil, la explotación comercial, etc., que son dependencias psíquicas[7] que no se censuran como tales pero son tan dañinas como los mismos vicios psicotrópicos. En la sociedad moderna el placer y la "felicidad" son sinónimos, no se distingue la diferencia entre el hedonismo moderno y el concepto de felicidad, pues la "felicidad" está en el placer y el placer hace la "felicidad". Estos son los nuevos conceptos de la escuela del mundo al revés, en donde la crueldad y la brutalidad producen placer y felicidad, pues una vez que se hayan eliminado los obstáculos que se interponían en los planes de desarrollo de nuevas formas de explotación y control del mercado el camino quedaba libre para construir y destruir, pues en las sociedades latinoamericanas el construir es a la vez destruir, el trabajo en la modernidad abre las posibilidades de nuevos trabajos para hombres y mujeres, para que hombres y mujeres exploren esas energías ocultas que nunca habían salido a relucir, solo que estas fuerzas son tan creativas como destructivas. En las sociedades modernas surgen cada vez más posibilidades de nuevos trabajos, la misma explotación infantil se convierte para muchos en una forma laboral, pues las ganancias son solventes, la prostitución infantil se ha convertido para los pederastas en un atractivo económico, pues hay muchas personas de ambos sexos dispuestos desde sus respetados puestos públicos y privados a pagar grandes sumas de dinero, y en ocasiones ni los animales se escapan de esta terrible pandemia mental[8]. El tráfico de órganos es también un "nuevo trabajo" que deja ganancias atractivas, el sicariato es uno de los trabajos[9] más cotizados en los tiempos modernos y cualquiera puede hacerlo sin necesidad de haber adquirido la edad suficiente, no necesita haber llegado a la edad de adquirir la cédula de identidad, la venta de droga a nivel de comunidades también llena el bolsillo de sus trabajadores pero sobre todo está destruyendo, enfermando y enloqueciendo a tanta gente, obligándoles a asesinar, robar por la droga, engañando a la juventud, haciéndoles creer que la droga es parte de esa juventud, y la educación y la religión no han podido evitarlo.

Estas son formas de vida crueles y brutales, no al estilo de un luchador o un boxeador, sino al estilo de la modernidad "la crueldad y la brutalidad de tantas formas de vida barridas por la modernización" (4) pues estas formas de vida son parte de esa satisfacción insaciable que hombres y mujeres buscan para su propia "felicidad", una felicidad del momento, del momento que están disfrutando haciendo las cosas, una vez que estos momentos pasan deviene los peores momentos, se siente la presión que la modernidad ejerce sobre estos hombres y mujeres, por lo que los mismos tienen que seguir con su nuevo rol de vida para poder a sentirse de nuevo" felices", pues "en su nuevo trabajo se saca a la luz algunas de las potencialidades más creativas y más destructivas de la vida moderna" (5) La mente transformadora en la modernidad es un arma de doble filo, lo mismo puede construir que destruir, salva vidas pero también las quita, es una mente carente de sentido social, lo único que le interesa es producir placer y atesorar ganancias, esto hace que la sociedad sea frágil, pues los principios que le dan solidez y sentido están en un nivel de conciencia donde no se generan los valores éticos y morales que la sociedad necesita para que la humanidad viva entre la cordura y el sano juicio, pues es sano juicio precisamente lo que se necesita en la sociedad moderna.

En las sociedades modernas los individuos adquieren la satisfacción, pero es una satisfacción incompleta, pues nunca se dan por satisfechos, y es por eso que vemos las multinacionales cada día con algo nuevo, porque saben que los individuos están esperando siempre algo diferente, lo saben porque ellos mismos han sido quienes han manipulado a la gente para que respondan a sus provocaciones mercantiles. La sociedad moderna está planeada estratégicamente para que los miembros que la componen sean un todo, por esa razón vemos hoy día una pantalla de tv último modelo en una mansión y a la vez en una habitación tipo tugurio, en ocasiones el celular del niño que va a la escuela rural más pobre es mejor que el celular de la niña que va a una escuela citadina y privada. En la sociedad moderna todos han perdido el control, ricos y pobres por igual, ignorantes y letrados no se distinguen por sus atuendos ni por sus gustos ni por sus comodidades, pues en la modernidad se existe para el beneficio el desarrollo y entre tanto esta modernidad continúe con su rol de desarrollo la humanidad estará cada día más desmembrada, por eso es necesario y urgente "crear nuevos modos de modernidad en los que el hombre no exista en beneficio del desarrollo, sino el desarrollo en beneficio del hombre" (6)

En conclusión, un mundo al revés en una modernidad sin escrúpulos y sin valoraciones éticas, un mundo sin una filosofía de vida constructiva e integra y desligado completamente de los principios espirituales, una sociedad consiente de lo que hace y deja de hacer, pero inconsciente de lo que le espera, una sociedad que involuciona en vez de evolucionar. El ser se detuvo y el no ser es el que está figurando en todo en la sociedad moderna y en el mundo patas arriba, un no ser egocéntrico o individualista que busca la "libertad" pero como lo hace en un estado del no ser ignora que es la libertad, y por eso lo vemos cada día con una mayor dependencia. Se ha hablado mucho de la modernidad trágica, se ha dicho insistentemente que "el hombre" de la modernidad busca la libertad, la libertad para hacer lo que en otros tiempos no se le permitía, pero no se ha dicho que lo que encontró fue la dependencia en vez de la independencia, se independizo de sus miedos, de sus limitaciones, del mundo antiguo, de su religión de origen o de niño, de los prejuicios sociales, pero cayó en una nueva desgracia, la desgracia de la modernidad: la dependencia.

Esta dependencia individual-colectiva es la que hace más poderosos a los poderosos, el no ser [10]de la modernidad vive atrapado y alimentando a las multinacionales, atrapado en el ropaje, en las comidas y en la tecnología de las multinacionales. Estos poderosos emporios comerciales son los responsables de muchas de estas dependencias, tan responsables como lo son los mercaderes psicotrópicos respecto a uso y abuso de los mismos, al final, para liberarse de estas dependencias sean psicotrópicas o mercantes el esfuerzo es el mismo, tan solo basta con analizar los programas de doce pasos que se utilizan para la liberación de estas dependencias psicotrópicas, y que han sido tan efectivos que se aplican no solo a las dependencias psicotrópicas sino a otras dependencias como la glotonería o impulsivos gastronómicos, distintas melomanías, compradores impulsivos, etc.

El hombre de la modernidad no se ha apartado de Dios, busca a Dios, no se ha apartado de la religión, de alguna manera sigue su religión y hasta busca otras alternativas religiosas y otras formas de "cumplir" con Dios, vemos a estos líderes corruptos en las iglesias, los vemos utilizando los símbolos tradicionales de la religión, (y esto que no estamos incluyendo a los que hacen la guerra y matan en nombre de Dios) defienden lo religioso y defienden su fe, solo que la religión y Dios no ha sido el ingrediente sazonador de sus vidas, pues tanto la educación como la religión no han cumplido con la formación y la cultivación espiritual, especialmente la religión que fue la que se responsabilizó de la salvación humana, una salvación fuera de este mundo. Pero aún es tiempo de que esta salvación sea dentro de este mundo, pues si los seres se salvan en esta vida habrán salvado la "otra" solo así se podrá revertir esa descomposición social, con otros contextos teológicos y una diferente enseñanza religiosa se podrá dejar a un lado la falsa y egocéntrica identidad del no ser y rescatarse la identidad del ser.

BIBLIOGRAFIA

LECTURAS: GALEANO, EDUARDO (1998) PATAS ARRIBA. LA ESCUELA DEL MUNDO AL REVES

BERMAN, MARSHALL (2013) TODO LO SOLIDO SE DESVANECE EN EL AIRE

NOTAS BIBLIOGRAFICAS:

(1): Galeano, pág. 9

(2): Ibíd. pág. 15

(3): Berman, pág. 28

(4): Ibíd. pág. 52

(5): Ibíd. pág. 55

(6): Ibíd. pág. 80


[1] Entiéndase por terrorismo explicito el ejecutado por la guerrilla y otros grupos subversivos, y terrorismo implícito, ese "terrorismo" camuflado que las potencias occidentales ejecutan sobre los países pobres o latinoamericanos, el abuso de los bancos, el trato de la deuda externa, etc.

[2] Se ha denunciado al INS por pagar miles de millones por concepto de pensiones a pensionados que llevan muertos muchos años.

[3] La negrita cursiva la utilizare exclusivamente para referirme a esas diez características que se solicita referenciar

[4] Concepto como sinónimo de precepto, siendo el precepto un conocimiento axiológico, pero sobre todo una regla de moralidad inquebrantable.

[5] Con frecuencia o más bien, todos los dias escuchamos políticos inmorales y otros ciudadanos corruptos analizando la crisis que se vive en la actualidad, la desigualdad social y la pérdida de valores de los jóvenes, etc.

[6] Las comillas en este caso se refieren al vicio como sinónimo de corrupción, maldad, inmoralidad, desenfreno, perversiones, etc.

[7] Basta con preguntarle a un drogadicto, a un proxeneta, a un narcotraficante, a un chantajista porque no se sale de su guarida y la respuesta es que una vez que se ingrese a ese mundo ya es casi imposible salirse...

[8] En Puerto Rico, talvez aquí mismo en Costa Rica, se comercia sexualmente con los perros, y llegan clientes de todas partes del mundo por su encargo pagando grandes cantidades de dólares.

[9] Ya no usare más las comillas porque este tipo de actividades se han convertido en formas de ganarse la vida, la tolerancia hacia estas actividades ha crecido tanto que ya los delincuentes ni siquiera son denunciados, de manera que, la sociedad por temor u otra razón personal se están convirtiendo en cómplices ya sea voluntaria o involuntariamente.

[10] Entiéndase el "hombre" sin hacer diferencia de género, pues es el concepto que utilizan tanto Galeano como Berman